Acerca de nosotros

 

Scanmar es la compañía pionera entre los productores de sistemas de control de capturas. Nuestro principal objetivo es ofrecer equipamientos de pesca comercial para aumentar la eficiencia y el rendimiento financiero.

Siempre trabajamos para mejorar nuestros productos, y escuchamos detenidamente a los usuarios.

Creemos que una estrecha colaboración con el sector pesquero, combinada con un genuino interés y enfoque tecnológico han sido vitales para nuestro éxito.

Los sistemas de control de capturas de Scanmar se caracterizan por su avanzada tecnología y alta calidad, y desde 1980 hemos invertido 400 millones de coronas noruegas en el desarrollo de productos resistentes, fiables e innovadores. Scanmar nació en 1980, en un momento con importantes problemas en toda la industria de electrónica, particularmente para las compañías pesqueras. Como en cualquier otra industria, la mayoría de los proveedores copiaban de otros y había una amplia variedad de ecosondas y sonares de numerosas empresas, pero poca innovación.
Por lo tanto, la empresa nació con el espíritu de distanciarse de otros proveedores y, debido a que la obtención de capturas es el principal objetivo de la industria pesquera, comenzamos por ahí. Estudiamos muchos informes de investigaciones científicas y era obvio que existía la necesidad de un mejor control de los aparejos de pesca para mejorar la eficiencia del sector. Ningún proveedor, ni los más grandes, habían logrado desarrollar tecnología de transmisión inalámbrica fiable. Este es un requisito previo absoluto e indispensable con respecto al alto valor de los equipos y las capturas.
Incluso con todo en contra, decidimos intentarlo. Desde el inicio quedó claro que existía la necesidad de controlar la profundidad de las redes de arrastre en relación con la localización de las capturas pelágicas, el llenado de la bolsa y la temperatura del agua y la profundidad. Desarrollamos tecnología robusta para la transmisión hidroacústica de señales, y se encapsularon sistemas electrónicos de sensores en un material de plástico de nuevo desarrollo.

 

Los productos fueron un éxito y pronto se incorporaron en la mayoría de las naciones pesqueras del mundo. Cuando estábamos a bordo y estudiamos muchas recogidas con pescadores y científicos, observamos rápidamente que se necesitaba mucha más información. En primer lugar, quedaron claros los muchos problemas experimentados con las puertas de las redes de arrastre En un informe de campo de un instituto de investigación de EE.UU. a inicios de los años 80, leímos que había problemas en el 30% de las operaciones. Este fue, probablemente, el factor crucial en la decisión de desarrollar sensores de distancia. La intención era dar a los pescadores información acerca de la distancia entre las puertas de las redes, si las puertas se habían bajado (contacto perdido con el sensor) y que su instalación fuera sencilla tras reparaciones o la compra de equipos nuevos.

Anteriormente, se recibía información tomando medidas simples sobre la curvatura, comprobaciones de desgaste o rotura de las puertas, etc. A pesar de esto, no muchas personas veían la necesidad de medidas de distancia. Pero, finalmente, “todos” las querían. Recibimos mucha información de los usuarios, en las que decían que lo que estaban experimentando era totalmente diferente de lo que pensaban.

 

El año siguiente se desarrollaron los sensores de velocidad de arrastre/simetría. Con los sensores de distancia en las puertas de las redes, rápidamente observamos el modo en que los cambios en la velocidad de remolque y las corrientes subterráneas afectaban a la distancia de las puertas. Y una vez que se documentó la habilidad de las distintas especies de peces para nadar en agua templada/fría, resultó obvio que sería importante controlar la velocidad de la red de arrastre y si se había desviado la red.

 

 

Se necesitó algún tiempo antes de que el sensor fuera un éxito. Pero el GridSensor, una variante fabricada para controlar el ángulo y el flujo de agua en rejas de camarones, resultó un éxito. Este fue también el caso con el sensor de simetría un poco más tarde, aunque ahora es el flujo en la apertura de la red de arrastre y el flujo a través del túnel lo que cuenta.

El Ojo de Red se introdujo al final de los años 80 y se hizo indispensable para muchos de forma inmediata.

Pronto llegaron otros fabricantes al mercado. Aunque habíamos acumulado una amplia experiencia y teníamos una buena idea de las futuras necesidades del sector pesquero, los otros fabricantes carecían de ella. La mayoría quedaron fuera del negocio muy pronto porque tenían que crear soluciones simples para comenzar lo antes posible.

El desarrollo de Scanmar en años recientes ha sido muy amplio; nuevas soluciones de puente, medidas de ángulos para puertas, velocidad de llenado, así como varias patentes que han dado lugar a nuevos productos.